Los carriles bicis no son para los ciclistas

PeligroParece que por fin (otra vez) se van a ejecutar los kilómetros prometidos de carril bici. No basta con hacerlos, claro: casi tan importante es “cómo” se hagan. Porque cambiar la forma en que una ciudad concibe la movilidad no es sencillo, y no se logra únicamente con infraestructuras. El primer error (de bulto) es entender que estos carriles bicis son una concesión a los ciclistas. Los que usamos la bici a diario “ya” lo estamos haciendo, usamos la calzada para ello. Y vamos a seguir usando la bici, con o sin esos carriles. Así que descartemos eso: los carriles bicis no son para los ciclistas. Son para la ciudad, son para sus ciudadanos.

Tenemos en Andalucía un PAB (Plan Andaluz de la Bicicleta) muy ambicioso, convendría leerlo detenidamente, sobre todo a los responsables de gestionar infraestructuras ciclistas. Falta (está tramitándose) un Plan de Movilidad que enmarque y supere esa concepción que divide a los ciudadanos en conductores, peatones, ciclistas, motoristas… Hay que pensar un poco más arriba: hay que decidir qué ciudad queremos, qué forma de movernos es la mejor para los ciudadanos. Y hay que construir una ciudad que posibilite y potencie esa forma de movilidad.

Es fácil llegar a la conclusión de que una ciudad como la actual, diseñada por y para los coches particulares, es ya una cosa del pasado. Lo difícil es tener la valentía para dar pasos significativos en otra dirección nueva: peatonalización, transporte público, vehículos no contaminantes. Creo que nadie querría dar un paso atrás en las decisiones que se tomaron antaño, y que en su momento resultaron polémicas: calles como Rábida, Palacio, Bocas, Pérez Carasa o el primer tramo de Rascón tenían tráfico. También la Gran Vía, de más reciente y no menos polémica peatonalización.

Un ciudad que consiga expulsar al vehículo privado de sus calles será una ciudad más limpia, más sana. Una ciudad que aprenda a moverse en bici, en transporte público, en tranvía… será una ciudad más amable, más eficaz. Y cuando la ciudad es capaz de generar esos cambios los ciudadanos saben apreciarlo, aunque estas cuestiones son a largo plazo: por eso a los dirigentes políticos, tan amigos de lo inmediato, les gusta poco tomar decisiones impopulares cuyos frutos se recogen más allá de una legislatura.

Así que bienvenidos sean esos kilómetros de carril bici (sería mejor pensar en carriles multimodales, pero esa es otra batalla). Arreglen y mejoren lo que ya hay, porque gran parte del actual es absolutamente inútil. Y vayan avanzando hacia una ciudad que aprenda a moverse de forma más sostenible, más lógica. Dentro de algunos años nadie querrá volver atrás.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s